Buscar
  • Tanya

"El guardarropa de un personaje" por: J Luis Rivera

Dice la tradición popular que “el hábito no hace al monje”, refiriéndose a que uno no

debe juzgar a las personas por su apariencia, sino por sus actos. Y sin embargo, en la

ficción, y muy particularmente en el cine y en el teatro, el vestuario suele ser una

parte tan intrínsecamente ligada al personaje que podría llegar a decirse que a

veces, el hábito hace al monje.


Aunque en la vida real, las ropas que uno viste puedan tener mil y un razones de ser,

en los personajes su guardarropa es usualmente de lo primero que un espectador

notará sobre él mismo, antes aún que sus acciones y sus palabras. Su guardarropa se

vuelve entonces, algo tan importante en un personaje como su manera de hablar. A

través de su ropa tendremos el primer vistazo a quien es, y qué hará en la historia.

Incluso, hasta podría hablarnos sobre su psicología, dándonos una nueva dimensión

sobre la cual conocerlo.


Ahora bien, el viejo refrán no pierde validez, pues no se trata sólo de disfrazar al

personaje de la ropa que “debe llevar”, sino realmente de estudiar su personalidad y

definir qué tipo de ropa es la que tendría lugar en su guardarropa. Y esto no es una

tarea tan sencilla, pues no siempre es claro el cómo debería vestir. Pero cuando se

encuentra, se puede construir todo un mundo interno a partir de un solo personaje.

Ese desarrollo suele venir desde el guión, pero recae en el diseñador de vestuario el

retomarlo y acrecentarlo. Y aunque un espectador menos enterado del

funcionamiento del cine pueda no notar un buen trabajo de vestuario, lo sentirá.

Cuando un vestuario es el adecuado, el personaje se siente más vivo, más real, te

dice cosas sobre él sin decirlas. Incluso, en casos muy particulares, puede volverse

un ícono. Y un ícono en el cine es invaluable, pues con el poder de la imagen, le da a

la película algo con qué anclarse en el inconsciente colectivo.


Ejemplo de un vestuario efectivo pero olvidable, “Lionheart” (1990), película de

acción protagonizada por Jean-Claude Van Damme. Nuestro héroe es un francés que

viaja a Estados Unidos y se vuelve peleador callejero para ayudar a su sobrino a salir

adelante. Pero su vestuario no nos dice mucho, es simplemente, eficiente para

pelear, pero nada más. Y aunque hay elementos en los peleadores que enfrenta que

tratan de diferenciarlos (un escocés pelea con un kilt), hay poco que podamos saber

a partir de su vestuario. En realidad, muchas películas de acción estadounidenses

funcionan en este nivel, que no es malo, es eficiente, pero se queda ahí. Notable

diferencia: “Die Hard” (1988), donde el vestuario de Bruce Willis nos habla mucho

de su condición social, que es parte importante de su personaje. Esto se olvidaría en

las secuelas, naturalmente.


Ahora bien, un gran trabajo de vestuario resalta porque los personajes se vuelven

identificables, y no sólo por que usen tal o cual color, sino porque tienen que ver con

su psicología. “The World’s End” (2013) tiene a Simon Pegg como un fracasado

treintañero que desea repetir una noche de juerga con sus viejos (y mucho más

exitosos amigos). El vestuario sobresale porque le da a cada uno de los amigos de


nuestro héroe una personalidad sutilmente definida. Simon Pegg usa jeans,

gabardina y playera de una banda (The Sisters of Mercy), sus amigos van ya sea de

traje a la medida, formal pero de menor calidad, o jeans y cazadora como cualquier

padre de familia británico. Y sólo nuestro héroe viste como adolescente. Lo cual

forma gran parte de su psicología, y de la trama de la película en general.

La cuestión del vestuario es una oportunidad que debe tomarse para construir al

personaje. No es sólo escoger la ropa adecuada a la paleta de color (y que no tenga

estampados), sino realmente pensar en la cabeza de cada personaje y preguntarnos,

¿qué tendría en su guardarropa? Una mejor aproximación al vestuario resultará en

personajes memorables, y quien sabe, tal vez en íconos.


J Luis Rivera

84 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo